-->

¡Existen formas de ayudar a las personas pobres! ¿Estás dispuesto a hacerlo?

sábado, 20 de febrero de 2016

compartir en Facebook compartir en Google + compartir en Twitter compartir en Pinterest compartir en Linkedin

¿Eres capaz de ayudar a las personas de escasos recursos?

¿Alguna vez te has encontrado en la calle algún indigente o mendigo pidiéndote aunque sea una moneda o un pedazo de pan? Sin embargo, te has alejado rápidamente de él, ya sea porque no cuentas con el tiempo necesario para atenderlo o su olor es irresistible o te avergüenzas porque hay gente observándote por prestarle atención a un desconocido, o porque quizás te puede asaltar o robar, etc.

Es extraño que para estos incidentes sobren las razones por las cuales tienes que apresurar el paso, pero para detenerte en una tienda o Centro Comercial y admirar esa Tablet, Ipad o teléfono celular u otro tipo de atuendo el tiempo se te hace secundario. Sin embargo, no debería existir motivo que te impulse a alejarte de esa persona, puesto que nosotros somos seres humanos que primero tenemos derecho a la vida, merecemos respeto y por ende, no importa a qué tipo de situación social pertenezcamos.

Al pensar en los pobres, los maltratados, los indefensos, ¿hasta dónde puede lograr nuestra compasión por ellos? ¿Podemos de alguna manera ayudar a estas personas ya sea directa o indirectamente? ¿Hay manera de apoyarles? ¿Cuánto podemos hacer por ellos?

Mucho. Si estás interesado (a) en ayudar a personas de esta clase (que realmente no debería tratárseles ni identificárseles así) o que están pasando una situación desesperante, ¡eres bienvenido a la lista de los más misericordiosos!

video

Se tarda sólo unos minutos con la prensa para conocer las necesidades en los barrios pobres, los campos de refugiados, los huérfanos del SIDA. Ningún individuo puede resolver las necesidades del mundo, pero tal vez podríamos hacer algo. Aquí están algunas ideas.

Microcréditos
Una eficaz manera de ayudar es a través de microcréditos. Uno de los beneficiarios fue Paul Mungai, que dirige una tienda de zapatero en Kenia. Irónicamente, Pablo no puede caminar sin muletas, sin embargo, él sabe cómo hacer y arreglar zapatos. Y él sabe cómo administrar un negocio.

Empezó con sólo US$ 50 dólares de capital inicial, y ahora tiene, para los estándares de Kenia, una empresa de sonido. Él está alimentando a su familia, él está pagando su renta, sus hijos tienen uniformes para ir a la escuela, y todo el mundo tiene a su cuidado lo suficiente para vivir.


Hay un brillo en sus ojos, porque Pablo sabe que sólo hay un camino para salir de la pobreza. El espíritu empresarial y el éxito del negocio. Muchos están dispuestos a aprender un oficio y ser autosuficientes. Sólo necesitan un pequeño impulso para empezar, que los micro-préstamos ofrecen.

Los microcréditos permiten que las personas comiencen con huertas o granjas, o compren de máquinas de coser para iniciar un negocio de ropa.

Otro enfoque podría ser, que vayas personalmente a un país del tercer mundo por un breve período de tiempo o tal vez por más. Intenta si puedes ayudar en una de las bases a nivel local. Si no puedes ir, tal vez puedes ayudar a los que van a viajar con ese mismo fin.


Hay organizaciones que requieren personas con conocimientos o habilidades para enviarlos a los lugares que lo necesitan. Esta gente puede ayudar con la atención médica, o en la construcción, la electricidad, la excavación de pozos, las prácticas comerciales, ayudando a los huérfanos del SIDA.O tal vez a través de la educación y la orientación en el terreno.

Si supieran de ello, los africanos podrían resolver muchos de sus propios problemas de nutrición con plantas y hierbas que crecen allí. Al enviar nutricionistas, éstos podrían mostrarles que los árboles de Moringa que crecen en sus patios traseros tienen siete veces más vitamina C que las naranjas, cuatro veces más vitamina A que las zanahorias, cuatro veces más calcio que la leche, tres veces más potasio que los plátanos y bastantes proteínas como las que tiene un simple huevo.

Existen numerosas formas en que podemos hacer la diferencia.

¡Nuestra compasión puede ser profunda!
Lo que hacemos puede ser profundamente importante. Podemos ayudar a allanar el camino que conduce de la pobreza hasta el éxito. Podemos ayudar a crear puestos de trabajo, el ingenio y la riqueza que hace posible una buena atención médica.

Podemos crear un mundo que tiene lo suficiente para comer, el mundo en el que incluso los niños de bienestar en los proyectos de vivienda reciben tres comidas al día.

¡Según las estadísticas, únicamente, con la comida que sobra de los restaurantes de los Estados Unidos, se puede alimentar al mundo entero! ¡Increíble!



Veamos lo que nos dice Perry Marshall:

Se requiere valor. Mi esposa y yo hicimos este compromiso el uno al otro cuando nos casamos: Si pudiéramos tener suficiente dinero, cada año, al menos uno de nosotros podríamos hacer el viaje a un país del tercer mundo y ayudar a  estas personas de alguna forma. Y hoy, actualmente, desde hace unos ocho años atrás, lo hemos estado haciendo en los barrios pobres de las zonas más necesitadas del mundo.

Una vez que conocí a una familia en una de las zonas más pobres de Sao Paulo, Brasil. Su casa era una estructura de hormigón y ladrillo con techos de siete pies de altura, con un área de 10 por 20 pies cuadrados. Ese espacio tenía un baño con inodoro y ducha, una cocina y dos dormitorios. Solía ser de madera contrachapada, pero había filtros de agua en las paredes de cemento durante un período de tiempo.

Había agujeros en las paredes, sin vidrios en las ventanas, y fue simplemente una morada rústica y fría. En la cocina (alrededor de 6 pies cuadrados) había un lavandero (fregadero), una estufa y una lavadora con una sola bujía que colgaba del techo.
Cuando vas a un lugar como ése, que es una de las cosas más paupérrimas que debe existir, te sientes fuera de ti mismo.

O bien, después de pasar un día con los niños o los padres que están muriendo de SIDA. Llegas a tu casa y dices: ¡mi café con leche espumosa es demasiado!

¡Tienes la oportunidad de ver el mundo como Dios realmente puede verlo!


¡Dios nos puede guiar para ayudar a los pobres!

Él nos dice: "...que compartas tu pan con el hambriento y proporciones albergues a los pobres errantes; cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu propio hermano de carne y sangre...” “y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. El Señor te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. ” (Isaías 58: 7, 10-11).

Somos personas imperfectas. Pero Dios nos llama a hacer brillar la bondad en medio de la oscuridad. A dar libertad a los esclavizados por otros. Para cuidar de los pobres, los que están sin techo, los enfermos y desesperados.

Jesús dijo: "El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.” (Juan 14:21).


  

Pídele a Dios para que El inicie una relación contigo, para que te guíe, para que te haga plenamente capaz en la vida y puedas experimentar el propósito para el cual Te creó.

Si quieres obtener más información, visita:




Fuente de Referencias consultadas:
-          Perry Marshall




No hay comentarios!
Y tú, ¿qué opinas al respecto? Comenta sobre el tema!